Sueño

Mientras dormimos nuestro cuerpo realiza funciones que ayudan a nuestro equilibrio físico y mental. Los problemas de sueño en las personas mayores pueden repercutir de forma negativa en su salud y calidad de vida.

Conforme vamos envejeciendo, empezamos a tener el sueño más ligero, y es de menor duración. En ocasiones aparecen trastornos en el sueño como el insomnio, que suele estar relacionado con enfermedades como el Alzheimer o como un efecto secundario de algunos medicamentos.

La causa más frecuente del insomnio en las personas mayores se relaciona con una deficiente higiene del sueño: dar cabezadas durante el día, acostarse sin sueño, poca actividad física, llegar a la noche sin cansancio fisico, algunas medicinas como los diuréticos tomados por la noche, etc.

En edades avanzadas, el sueño se caracteriza, de forma general, por:

- Tener una menor duración.

- Durante el día, realizar pequeñas siestas o descansos.

- Dormir con interrupciones y despertar más veces durante la noche.

- Pasar menos tiempo en la cama.

- Tardar más en recuperar el ritmo de sueño.

Algunas recomendaciones para tener buenos hábitos de sueño son:

- Mantener una rutina diaria, durante toda la semana, con una hora fija para ir a la cama y para despertarse.

- Permanecer en la cama el tiempo justo para dormir, y no para otros usos como ver la televisión, escuchar la radio o leer.

- Evitar las siestas muy largas. Después del almuerzo es recomendable descansar un máximo de 30 minutos.

- El té y el café pueden alterar el sueño, así como el consumo de tabaco y alcohol pueden también afectar a nuestro tiempo de descanso nocturno.

- Practicar actividad física o algún deporte de entre 30 a 60 minutos diarios, mejor en horario de tarde y unas horas antes de ir a la cama.

- Preparar el dormitorio con unas buenas condiciones de temperatura, luz y ruido que favorezcan el descanso.

- Evitar cenar demasiado o ir a la cama con hambre.

- Si tenemos la costumbre de comer algo antes de acostarnos, se aconseja beber leche templada, tomar un poco de queso o galletas, nunca alimentos con azúcar o beber demasiados líquidos.

- En caso de incontinencia urinaria o demasiada frecuencia, disminuir la cantidad de líquidos sobre todo por la tarde y evitar el consumo de fármacos diuréticos o estimulantes por la noche.

- No realizar actividades que generen estrés o excitación justo antes de irse a dormir. Para gozar de un buen sueño lo mejor es realizar ejercicios que relajen el cuerpo.

Categoría
Volver Botón volver atrás